Alimentación consciente para una vida saludable

La vida es estresante. Un año de pandemia, trabajar desde casa, educación a distancia de los chicos y pasar horas interminables todos juntos, sigue siendo un desafío. Quizás ahora comemos pensando menos nutricionalmente, y más para reconfortarnos, calmándonos con alimentos que aportan calorías vacías o con refrigerios poco saludables que tenemos al alcance. Es posible que esa bolsa grande de papas fritas nos distraiga de un mal día, pero comer sin pensar puede provocar aumento de peso y traer consecuencias negativas para la salud. Para que la alimentación sea saludable, también necesitamos una alimentación consciente. Por ello, Susan Bowerman, directora Senior de Educación y Capacitación Mundial sobre nutrición de Herbalife Nutrition, brinda cinco consejos para conocer mejor los alimentos que consumen y así tomar opciones más inteligentes

Tomar nota

Cuando comenzamos un programa de actividad física a menudo nos indican que realicemos el seguimiento de los pasos dados, los kilómetros corridos o los entrenamientos semanales. ¿Por qué? Porque cuando mantenemos un registro de nuestro avance, somos más conscientes tanto de nuestros éxitos cómo de las áreas a mejorar. Mantener un diario de comidas es un ejercicio fascinante y, a menudo, nos confronta con la realidad. Nos recordará las 10 galletitas de agua que comimos después de almorzar o esa segunda porción de puré de papas que nos servimos en la cena. Escribir qué comemos –y cuándo y por qué lo hacemos– nos permite concentrarnos en aquellos hábitos que debemos modificar.

Hacer una pausa

A menudo nos encontramos mirando la heladera o la despensa, simplemente buscando algo. Incluso quizás nos preguntemos por qué entramos a la cocina. Antes de tomar algo para comer, tómense un momento y pregúntense ‘¿y ahora por qué estoy comiendo?’. Es muy posible que no estén en la cocina por hambre, sino por aburrimiento, enojo o cansancio. Si se toman el tiempo para preguntárselo, quizás descubran que comer no es la solución.  Busquen otras formas de combatir el aburrimiento, el enojo o la fatiga.  En lugar de comer, hagan una caminata, llamen a un amigo o preparen una taza de té.

Comer por comer

Llevamos una rutina tan ajetreada que estamos acostumbrados a apurar todo en nuestras vidas, incluidas las comidas. En un mundo lleno de distracciones, a menudo hacemos varias cosas a la vez cuando comemos. Quizás miramos TV, respondemos correos electrónicos o navegamos por internet. Estas distracciones pueden ayudarnos a conectarnos, pero no a ser conscientes de qué o cuánto comemos. Si dedicamos un tiempo a no hacer otra cosa más que comer, solos o en familia, podemos ser más conscientes de cuánto consumimos y disfrutar más lo que comemos.

Incluir todos los sentidos

Cuando nos sentamos a comer, es difícil concentrarnos por completo. Muchas veces pensamos en las cosas que debemos hacer después. Dediquen por lo menos 20 minutos a concentrarse en la comida prestándoles atención a los alimentos servidos en el plato. Estimulen los sentidos y sean conscientes de los aromas, los sabores, los colores, las texturas y los sonidos de los alimentos. Si comen conscientemente, es probable que valoren más cada bocado y, además, queden satisfechos con menos comida.

Entender la saciedad

Todos alguna vez hemos comido hasta sentirnos repletos. Si bien esas ocasiones en que comemos en exceso son muy esporádicas, para muchas personas se convierte en un hábito comer hasta que estén llenos, en lugar de comer solo lo suficiente para saciar el hambre. Este proceso puede ser un desafío para aquellos que crecieron obligados a dejar el plato vacío o con miedo a desperdiciar alimentos. Comiencen por servirse menos y tengan en cuenta las recomendaciones de algunos expertos, que sugieren dejar, al menos, un bocado en el plato. Coman lento y conscientemente y registren cómo se sienten cuando comen hasta que ya no tienen hambre, en lugar de comer hasta llenarse.  

En la vorágine de nuestro mundo actual puede ser difícil tomarse un tiempo y estar atentos a cómo, cuándo, dónde y por qué comemos, en lugar de considerar las comidas como un punto más en la lista de cosas para hacer. Comer conscientemente nos permite hacer una pausa y pensar qué tipo de alimentos consumimos y en qué cantidad. Ser conscientes de cuándo y por qué comemos un refrigerio, y tomarnos un momento para sentarnos a comer sin distracciones, nos permite disfrutar la comida, conocer nuestros patrones de alimentación y aprovechar los beneficios de consumir comidas más saludables y nutritivas.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .