Ovosur beneficia a las ollas comunes con innovaciones a base de la proteína de huevo

  • Se entregaron 400 raciones de PoncheWebo y DeliWebo.

La desnutrición constituye uno de los principales problemas de Salud Pública en el Perú, que afecta principalmente a los niños, presentándose como un escenario más complejo tras el contexto sanitario que atraviesa el país. De este modo, Ovosur, empresa perteneciente al Grupo Alimenta, dedicada a la creación de ovoproductos, en su propósito de contribuir activamente a que más niñas y niños peruanos puedan tener una alimentación saludable, extendió su apoyo al colectivo Manos a la Olla, que trabaja con ollas comunes de Lima Sur.

Esta ayuda consistió en la entrega de sus dos recientes innovaciones elaboradoras a base de la proteína del huevo, sumando un total de 10 kilos de PoncheWebo y cerca de 200 empaques de DeliWebo, destinadas para cuatro ollas comunes, ubicadas en Villa María del Triunfo y San Juan de Miraflores: “Jardines del Paraíso”, “La Unión Hace la Fuerza”, “Hijos de Dios” y “Luz de Esperanza”.  De esta manera, Ovosur apoyó a aproximadamente 400 personas entre niños, adultos y adultos mayores.

Innovaciones para la nutrición infantil

El Ponchewebo, está inspirado en una preparación que nace en la sierra del país: El ponche. Las familias de las ollas comunes podrán disfrutar de una alternativa saludable y de muy fácil preparación a la hora del desayuno, considerando que su textura es similar a la avena o quinua. Su elaboración nace de la proteína del huevo y cereales andinos (alimentos que forman parte de los llamados “súper alimentos”), la cual es reforzada con hierro para combatir la anemia, pudiendo ser saborizado con vainilla o cacao. Es un producto en polvo al cual le incluyes agua , un pequeño tiempo de cocción y esta lista para consumir.

Debido a la situación económica que atraviesan las personas de bajos recursos, el consumo de carne y pollo suele ser complicado y más aún, cuando se tiene que cocinar para varias personas. Ante esta realidad, el DeliWebo, es una opción que contribuirá a la alimentación de las familias que forman parte de “Manos a la Olla”. Este fiambre similar a un jamón está elaborado a base de 100% proteína de origen animal (clara de huevo), tiene un gran valor proteico y puede consumirse directamente o como ingrediente en la preparación de guisos, tallarines rojos, acompañando a menestras, entre otros, pudiendo sustituirse o variar en el consumo de carne o pollo.

Capacitación para una buena alimentación

Adicional a ello, se compartió con las familias material visual, a modo de capacitación, a cargo de una nutricionista, quien les brindó información sobre las principales patologías que se vienen presentando en el país, tal es el caso de la desnutrición, anemia, obesidad y sobrepeso. A partir de ello, la especialista compartió sugerencias de cómo debe ser la distribución de la alimentación diaria, cómo combinarla según las diferentes edades y acorde al tipo de alimentos que normalmente se consumen en los hogares.

“Reconocemos y admiramos la gran labor que realizan las madres de familias de estas ollas comunes. Por tal motivo, decidimos extenderles este apoyo. Estamos seguros que esta ayuda será de gran contribución en su tarea solidaria. El huevo es un alimento muy nutritivo para la niñez y familias en general; sin embargo, debido a su fragilidad este no llega a zonas lejanas. Hoy por medio de estas innovaciones será más fácil en transportar y conservar este alimento, además contribuirá al crecimiento, aprendizaje y sistema inmune de los menores” precisó Vasco Masías, Director de Ovosur, empresa del Grupo Alimentaria.

En el 2007, tras el terremoto sufrido en Pisco, Ovosur creó una “tortilla de huevo” en polvo y así llegaron a las comidas de miles de peruanos que sufrieron ese embate de la naturaleza. Ahora buscan apoyar a las zonas vulnerables del país.

Situación de desnutrición

Según el “Estado Mundial de la Infancia 2019” de UNICEF, 149 millones de niños menores de 5 años siguen sufriendo de retraso en el crecimiento y casi 50 millones de adelgazamiento, lo cual supone una realidad bastante preocupante. Asimismo, se estima que 370 millones de niños han perdido el acceso a las comidas escolares debido al cierre de las escuelas a raíz de la pandemia (ONU).