Vehículos eléctricos y una gestión eficiente de la energía

  • Crecen las ventas de vehículos eléctricos en nuestro país y en el mundo.
  • Es fundamental que las empresas se preparen para un crecimiento masivo de la electromovilidad.

En todo el mundo, el sector automotor viene presentando uno de los mayores cambios que haya tenido en el último siglo: la apuesta por la movilidad sostenible. Esta transición energética es una tendencia global, adoptada y promovida por países comprometidos con la lucha contra el cambio climático. En ese contexto, el interés por los autos eléctricos va en aumento. “La electromovilidad desempeña un rol clave porque permite disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y mejorar la eficiencia energética”, explica Regina Magalhaes, directora de Mobility Segment para América del Sur de Schneider Electric.

El año pasado, a pesar de la pandemia y de la caída en ventas de autos generales en un 16%, las ventas de vehículos eléctricos en el mundo crecieron un 41%, logrando más de tres millones de unidades vendidas en el 2020, según informó la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Esta tendencia se viene manteniendo durante este año con cifras que superan el millón de autos vendidos en el primer trimestre, lo que representa un 140% más, respecto al mismo periodo del año anterior.

La AIE también destacó que China, quien era el líder tradicional del mercado, cerró el año pasado con 1,2 millones de autos vendidos, siendo superado por Europa con 1,4 millones de unidades. El tercer lugar lo ocupó Estados Unidos con 295,000 vehículos.

La agencia sugiere que si los gobiernos apoyan con las medidas adecuadas se podría llegar al 2030 con hasta 230 millones de autos eléctricos en el mundo (12% del total del parque automotor), lo mínimo necesario para cumplir con los objetivos de los Acuerdos de París contra el calentamiento global. Por ahora, al ritmo en el que vamos, solo llegaríamos a 145 millones de autos (7% del total).

Electromovilidad en la región

En Perú se ha podido observar la misma tendencia al crecimiento. Según la AAP, Asociación Automotriz del Perú, al cierre del primer semestre del año se vendieron 507 unidades de vehículos electrificados, cifra mayor en 168.3% (318 unidades) respecto a similar periodo del 2020 y en 220.9% (349 unidades) con relación al 2019.

De la misma forma en Colombia, según ANDEMOS, Asociación Nacional de Movilidad Sostenible, en junio del presente año se registraron 2156 vehículos eléctricos e híbridos con un crecimiento de 468 por ciento frente a junio del año pasado alcanzando una participación del 10,5 por ciento del total de las matrículas del mes.

Este importante crecimiento se debería a la mayor oferta de estos vehículos, pero también al mayor conocimiento de los consumidores acerca de los beneficios que ofrece al medio ambiente y en el ahorro de las operaciones. En ese sentido, ¿cuáles son exactamente estas ventajas que ofrecen los vehículos eléctricos?

  1. Es económico. Si bien el precio de un vehículo eléctrico es elevado, comparado al de un auto convencional, a largo plazo suele resultar más económico por dos motivos: el costo de la electricidad para su funcionamiento, que es muy inferior al que tiene el tradicional (combustible), y el ahorro en mantenimiento, ya que el motor eléctrico posee menos componentes que el de combustión.
  1. Cuida del medio ambiente. En Perú, el sector transporte consume más del 40% de la demanda total de energía y es responsable de casi una cuarta parte de las emisiones totales de CO2. Por ejemplo, a nivel mundial hasta fines del año pasado se logró sumar más de 10 millones de unidades vendidas, lo que ha impedido que se emitan unos 50 millones de toneladas de CO2 en el mundo. Asimismo, los autos eléctricos no producen ruido ni vibración. Son silenciosos.

Incentivar y promocionar

La AIE señala que hay una urgencia para que los gobiernos sigan apoyando al sector con políticas que promuevan el desarrollo de estos autos a gran escala, con estándares mínimos de emisiones (Euro 4, 5, 6), cuotas obligatorias para vehículos cero emisiones, fechas límite de circulación de motores a combustión, marcos legales que reduzcan el uso de combustibles fósiles, pero, sobre todo, enfocándose en la creación de infraestructuras para la recarga rápida.

A fines del año pasado, el Ministerio de Energía y Minas (Minem) aprobó las disposiciones para implementar una futura infraestructura de carga y abastecimiento de energía para la movilidad eléctrica, permitiendo la habilitación de puntos de recarga en domicilios, centros de trabajo, edificios multifamiliares, locales comerciales y estacionamientos particulares. Se espera que para este año se oficialice la reglamentación relacionada a las instalaciones y operaciones.

De esta forma se espera fortalecer el mercado de vehículos eléctricos y reducir la dependencia del petróleo. El Minem tiene como meta trazada alcanzar al 2030 que el 5% del total de autos livianos y buses operativos en el país utilicen energía eléctrica.

El cargador para vehículos eléctricos se ha convertido en un elemento importante, pero detrás hay otros factores que se deben tener en cuenta relacionados con la gestión de la energía. En los edificios, por ejemplo, se deberá contar con una gestión de carga inteligente, ya que se tendrá mayor número de cargadores, pero no todos podrán suministrar la potencia al mismo tiempo”, explica la vocera de Schneider Electric, empresa experta y especializada en eficiencia energética.

Frente a ello, se tiene que preparar a las empresas para un crecimiento masivo en la demanda de energía de los vehículos eléctricos, haciendo un análisis con tecnología inteligente, señala el vocero de Schneider Electric que, por su parte, no solo proporciona cargadores, sino que también ofrece el paquete completo con el software de gestión de energía para una mejor distribución, con el equipo de protección eléctrica y la medición.

Con una gestión inteligente de la energía se podrá verificar y conocer lo que utilizará un auto eléctrico y lo que usará en energía el resto de los hogares de un edificio, logrando ofrecer una máxima potencia al vehículo cuando sea necesario. En un futuro no muy lejano toda la cadena exigirá sustentabilidad: las empresas, los empleados, los clientes y los autos eléctricos.

En vehículos particulares la mayor importancia se da al cargar el auto, por ello, Schneider Electric tiene como enfoque las cargas de uso particular en el hogar, la oficina o el lugar de destino, permitiendo innovar con una correcta gestión de la energía. Es un trabajo desafiante que crecerá a medida que los números de vehículos eléctricos aumenten.

En este camino, hay que seguir impulsando el crecimiento de la electromovilidad para lograr ser más sostenibles, disminuyendo la contaminación, bajando la huella de carbono y buscando convertirnos en una smart city (ciudad inteligente).