¿Vehículos autónomos? más cerca de lo que crees

Henry Ford logró que miles de personas pudieran acceder a su primer vehículo hace poco más de 117 años. Hoy, su legado innovador sigue cambiando al mundo y está ayudando a que los conductores puedan soltar las manos del volante, con un cierto nivel de conducción autónoma, aplicando el mismo enfoque de tecnología accesible para todos.

Los modelos de Ford están un paso más cerca de su transformación hacia la nueva era de autonomía gracias a Ford Co-Pilot 360™, el paquete más completo de tecnologías semiautónomas de asistencia de conducción cuyo objetivo se basa en informar, ayudar o automatizar decisiones de conducción que permiten a los usuarios sentirse seguros, confiados y relajados.

“Estas asistencias nos permiten ayudar a reducir el estrés en los viajes y buscamos que puedan beneficiar a la mayor cantidad de personas posibles”, comentó Lucien Pinto, director de Ventas y Mercadotecnia de Ford de México. «Mejoramos la experiencia de conducción y, al mismo tiempo, ofrecemos tecnologías accesibles que nos han destacado desde que Henry Ford puso el mundo sobre ruedas».

¿Cómo funcionan?

Antes de que el vehículo actúe por sí solo para disminuir o aumentar la velocidad, girar o detenerse; analiza información y múltiples factores que están sucediendo a nuestro alrededor a través de cámaras, radares, sensores de sonido y láseres. Después de procesar estos datos, la “inteligencia” del vehículo actúa por si sola para realizar la mejor opción de manejo en el camino.

Si bien no ha sido posible llegar a un nivel de conducción 100% autónoma y todavía es necesario contar con un conductor por cuestiones de seguridad, la realidad es que los modelos de Ford ya tienen la capacidad de realizar acciones de conducción básicas como acelerar, frenar, estacionarse y elegir una dirección, lo mismo que hace un vehículo autónomo.

Ford Co-Pilot 360™

Una de las plataformas de tecnologías de asistencia para el conductor más avanzada de la industria, la cual tiene como objetivo ayudar a las personas conducir de forma mucho más segura. Está compuesta por:

  • Asistente de pre-colisión con frenado automático de emergencia y Detector de peatones: explora la carretera para detectar vehículos y peatones, advirtiendo así de su presencia; si se avecina una posible colisión, el sistema puede aplicar los frenos automáticamente y reducir la velocidad.
  • Encendido automático de luces delanteras con Auto- High Beams: para brindar mayor seguridad y confort en cada trayecto, sobre todo en viajes de carretera que se necesita una mejor visibilidad del camino, el vehículo realiza los cambios de luces cuando sean necesarios.
  • Sistema de Mantenimiento de Carril: esta tecnología detecta las líneas del carril por el que circula el vehículo y, en caso de identificar una desviación, se mostrarán alertas en el tablero mientras ayudan a conservar y corregir la trayectoria.
  • Monitor de punto ciego BLIS® con alerta de tráfico cruzado: capaz de avisar si existe un auto fuera del campo de visibilidad de un conductor a través de un indicador en los espejos.
  • Cámara y sensor de retroceso: cámara de video ubicada en la parte posterior que proyecta la imagen en la pantalla y permite visualizar los obstáculos y estacionar o maniobrar con mayor seguridad.
  • Sistema de Frenado Post – Colisión: diseñado para disminuir el potencial peligro de una colisión después que se ha producido un primer impacto y evitar así, daños adicionales.

Mientras tanto, Ford Motor Company sigue trabajando en el desarrollo y la mejora constante de BlueCruise, su nuevo sistema de conducción autónoma y el resultado de la evolución de la tecnología Ford Co-Pilot 360™. Para conocer más, visita la web: Ford.pe