Consejos para destacar con una cena saludable en las fiestas de fin de año

Anuncios

Llegó la época más esperada del año, en la que las cenas festivas son el principal foco de atención. En la década de 1960, las comidas abundantes y pesadas eran comunes en las cenas y se consentía a los invitados con una sobrecarga de alimentos grasosos. Servir comida saludable en una ocasión especial no era algo que se acostumbraba.  

Si bien muchas de las tradiciones se mantienen, hoy somos más conscientes de la importancia de tener una alimentación saludable. De hecho, hoy en día los invitados verdaderamente aprecian la comida ligera, fresca y saludable en las festividades y, que además, sea deliciosa.

Por ello, Susan Bowerman, directora senior de Educación y Capacitación Mundial en Nutrición en Herbalife Nutrition, brinda algunos consejos para que los platillos de las cenas saludables sean aún más especiales:

1. Ofrece alimentos llamativos

Los platillos con una gama de colores resultan especialmente atractivos y especiales, así que incluye muchas frutas y vegetales coloridos en tu comida. Una buena alternativa son las ensaladas, porque hay una gran variedad de vegetales y frutas que puedes incluir. Las sopas sencillas, el puré de zanahoria o brócoli, también son una adición colorida para tu comida. Para finalizar, sirve un postre con frutas. Incluso algo tan sencillo como una ensalada de frutas mixtas puede ser deslumbrante.

2. Sorprende a tus invitados con ingredientes únicos

Es sorprendente cómo el hecho de agregar uno o dos ingredientes inesperados a tus comidas puede hacer que un plato cotidiano resulte más especial. Las zanahorias asadas tienen un aspecto más festivo cuando se decoran con una pizca de pistachos de color verde brillante, y de este modo aportas un poco de ácidos grasos omega 3. Si agregas unas rebanadas muy delgadas de pera a tu ensalada, esta pasará de lo rutinario a ser digna de un restaurante, y, además, estarás agregando más fruta al menú sin que se note mucho. Un puñado de hierbas frescas en la ensalada o quizás una capa de semillas de ajonjolí en el pescado son pequeñas cosas con que demuestras tu cariño.

3. Dale creatividad a tu presentación

Los platos más sencillos pueden tener un aspecto especial con una presentación espectacular. Si vas a servir el plato de cada persona y tienes varios elementos, deja espacio alrededor de cada uno para que se distingan con claridad (esto también ayuda al control de las porciones). Otro truco que puedes utilizar consiste en colocar el pescado o pollo perfectamente cocinados sobre un poco de salsa en lugar de bañarlos con esta. Después, coloca una ramita de albahaca fresca o esparce perejil picado para decorar el plato.

4. Prepara el ambiente

Cuando vas a un buen restaurante, no solo te fijas en la comida, sino también en el entorno. La música suave (o festiva, si va con tu estado de ánimo), una iluminación ligera o con velas, cubiertos brillantes, copas relucientes, manteles atractivos y flores, son elementos que ayudan a que la ocasión sea más especial. Así que tómate tu tiempo para crear un ambiente agradable, y tus invitados se sentirán consentidos. Cuando el ambiente es el adecuado, las personas tienden a relajarse y a disfrutar realmente de la comida.

5. Elige un menú que vaya acorde a tus tiempos

Cuando planees un menú para hacer una cena saludable, prepara cosas que no requieran mucho trabajo de último momento en la cocina. Así también puedes disfrutar de la fiesta.

No te excedas con las entradas, lo ideal es que los invitados aún tengan apetito cuando se sienten a cenar. Es recomendable empezar con una ensalada fresca y, para el plato principal, recurrir a platillos de cocción lenta. Los platillos que puedes hacer en una sola olla no son difíciles de preparar, pero sus largos tiempos de cocción hacen pensar que has pasado muchas horas cocinando algo especial para tus invitados. También hacen que la casa huela muy bien. Además, te permiten ahorrar tiempo, ya que no tienes que preparar un plato principal y una guarnición por separado.