Cinco iniciativas para fomentar el reciclaje en el trabajo

  • Conoce cinco prácticas para fomentar una cultura de reciclaje en todos los centros de labores, sin importar el tamaño, sector y número de trabajadores y trabajadoras.

El reciclaje hoy en día es una de las prácticas más importantes para la reducción del volumen de residuos como botellas de plástico, papel, cartón, aparatos electrónicos, etc. Por ello, poner en marcha este hábito en casa y trasladarlo hacia nuestro centro de trabajo puede marcar verdaderos cambios en nuestro país y planeta.

“Aceptar el crecimiento sostenible en una empresa es asumir una cultura de responsabilidad ambiental y, bajo este compromiso con el entorno, se traduce en una reducción del consumo de energía, agua, papel y, sobre todo, la reducción de los gases de efecto invernadero. Además, una cultura de reciclaje favorece enormemente a los distintos sectores empresariales, desde el cumplimiento de normativas legales, su reputación, así como con el cumplimiento de altos estándares”, señala Ing. Kein Zender, docente de la carrera de Salud y Seguridad Ocupacional del Instituto Carrión.

La mejor estrategia en una empresa es un liderazgo efectivo, fidelizar a los colaboradores y colaboradoras con objetivos comunes y generar un efecto racimo en cada una de nuestras acciones. En ese sentido, en el marco de la semana en la que se celebró el Día Mundial del Reciclaje, el especialista nos indica cinco iniciativas para fomentar el reciclaje en el trabajo:

  1. Reusar el plástico: Un ejemplo de darles un nuevo uso a los envases grandes de plásticos es utilizarlos como maceteros de árboles frutales y, a los envases pequeños, como maceteros florales.
  1. Usar material biodegradable: Es común que en las empresas haya actividades de integración, en ese caso se recomienda siempre optar por utensilios como vasos y platos biodegradable o elaborados con material ecoamigables.
  1. Campañas de promoción: Realizar acciones durante el año, ya sea de manera bimestral o trimestral, incentivará a los colaboradores y colaboradoras en la realización de proyectos en favor del ambiente.
  1. Evitar los artículos de un solo uso en la empresa: El plástico es un material que nos ha facilitado la vida y muchos de los avances tecnológicos y sociales justifican su uso, pero su degradabilidad casi nula hace que sea el principal contaminante del medio ambiente.
  1. Tener papel reciclado cerca a la impresora: Colocar papeles utilizados cerca a la impresora estimulará a que los trabajadores y trabajadoras usen papel que antes fue usado, dejando de lado el uso exclusivo de papel blanco. 

“La mejor forma de generar una cultura de reciclaje es reaprender para entender que son nuestras acciones las que nos definen y que, si no aportamos nuestro granito de arena, las futuras generaciones serán quienes tengan que tolerar la aceleración de calentamiento global. Por ello, una forma importante de incentivar una cultura de reciclaje es involucrando a todos y todas en el trabajo, así como a los miembros de la familia”, agregó el especialista.

Adicionalmente, Zender menciona que los puntos más importantes para reforzar dentro del centro de labores es establecer un equipo de trabajo que cuente con objetivos a corto y largo plazo, además de metas realistas e indicadores cuantificables y medibles. Además, recomienda involucrar a los distintos líderes de cada área como responsables del seguimiento de cada indicador que se establezca.