Loopsy, alquiler de juguetes: ¿Qué beneficios trae alquilar vs. comprar?

El mercado de juguetes es uno de los más grandes a nivel mundial y puede mover más de 224 millones de dólares anuales, haciendo que sea sólido y tenga excelentes oportunidades de crecimiento. Además, según GfK en su estudio “Mercado de Juguetes 2020» explica que, desde el principio de la cuarentena, hasta la etapa 3 de la reactivación económica, esta categoría registró un notable aumento de 54% en ventas con respecto a juegos de mesas y otros.

Así como hubo un crecimiento en la industria de juguetes para niños, actualmente también surgen algunas problemáticas, como lo son la falta de espacio en los hogares, junto al aumento de precios en todos los servicios, y productos en general, y que viene afectando la economía de muchas familias peruanas. A su vez, éstas buscan maneras de ahorrar, pensando también en la recreación y educación de los niños.

Siendo conscientes de esta situación, Lorena Presa y Aisha Abusada, decidieron lanzar LOOPSY, un emprendimiento virtual de alquiler de juguetes para niños entre los 0 y 7 años; que busca ser una alternativa eficaz para las familias que buscan tener una mejor organización de espacios en casa, ahorrar dinero y dar mayores posibilidades de entretenimiento y aprendizaje a sus hijos. Esta tendencia se trabaja en países vecinos, pero es relativamente nueva en Perú. Sin embargo, viene tomando buena acogida por parte de los padres que buscan soluciones alternas.

Las fundadoras realizaron un sondeo en el 2021 a 250 madres de familia, y descubrieron que un 90% considera que sus hijos tienen juguetes con los cuales se entretienen por tiempo y luego desisten.

Es así como Loopsy ofrece más de 34 tipos de juguetes con diferentes tamaños y texturas, temáticas innovadoras y, claro está, de excelente calidad. Éstos buscan estimular la imaginación, creatividad de los niños e inclusive descubrir su lado artístico. “Nos encanta trabajar con diferentes tipos de juguetes porque ayudan a los pequeños a desarrollar sus habilidades sociales, a poder canalizar sus miedos, preocupaciones, conflictos y emociones; pero también los juegos de psicomotricidad que los ayudan a trabajar en el equilibrio, fuerza, coordinación y trabajo en equipo” señalan las fundadoras.

Actualmente son parte del programa de aceleración de STARTUPC, para generar mejores estrategias de marca, poder expandirse y así, llegar a más familias. Esta nueva tendencia de negocio brinda diversos beneficios frente a una compra, entre ellos:

●    Posibilidad de cambiar de juguete cada vez que los niños pierdan interés: Actualmente el alquiler de los juguetes es por plazo semanal por lo que, si el niño desea jugar con otros juguetes, no habrá ningún inconveniente o gasto exagerado por realizar. Por otro lado, en una compra no existe opción de devolver los juguetes luego de que éstos hayan sido manipulados.

●    Reducción de desperdicios generados y cuidado del medio ambiente: Los juguetes pasan de niño a niño por periodos de tiempo, esto hace que no se generen más desperdicios, ya que no son desechados, sino que consiguen un nuevo dueño temporalmente, además hace que se reduzcan las compras por parte de los padres. Por último, cada juguete es enviado en empaques de tela reutilizables que cumplen con protocolos de limpieza y desinfección. Para esto, utilizan elementos biodegradables, e inclusive uno de ellos es un producto fabricado a base de residuos orgánicos.

●    Ahorro de espacio en casa: Al tener un juguete que es alquilado, no se necesita destinar directamente un espacio de la casa para guardarlo permanentemente, esto a su vez evita la acumulación y contribuye con una mejor organización en los hogares. Esto incentiva el consumo responsable y enseña a los hijos a cuidar los objetos y el valor de compartir.

 Esta innovadora idea de negocio es sostenible y ayuda a no generar gastos altos en las familias que tienen hijos pequeños, y a la vez, hacen que éstos se diviertan con un juguete alquilado tanto como lo harían con un juguete de compra. Haciendo también que no se priven de tener el producto que desean y fomentar en ellos un consumo responsable y solidario.