Cómo evitar que tu vehículo sobrecaliente

FD85.jpg

Zoom Empresarial.- La mayoría de veces, muchos de nosotros no dedicamos mucho tiempo a los motores de nuestros vehículos. Subimos, giramos la llave y vamos a donde sea que tengamos que ir. No obstante, recién empezamos a preocuparnos por el motor cuando escuchamos sonidos raros en este.

En el siguiente artículo, Gustavo Espinoza de IncaPower, empresa peruana comercializadora de vehículos para emprendedores, señala 8 maneras de proteger el motor de tu camión, volquete, auto o camioneta.

Cambiar el aceite con regularidad es uno de los puntos más importantes que puedes hacer por tu motor. El aceite ayuda a mantener las partes vitales del motor bien lubricadas para que no sobrecalienten. Según Espinoza, las sugerencias sobre cuándo se debe cambiar el aceite varían según las indicaciones del fabricante, pero el estándar para los vehículos es de 5,000 km o 6 meses lo que ocurra primero.

El filtro de aceite también debe reemplazarse al mismo tiempo, pues cumple una función importante en la conservación del motor del vehículo, evitando que partículas extrañas circulen dañando componentes internos.

Chequea el sistema de refrigeración o enfriamiento del motor. Este sistema incluye el radiador, el termostato, la bomba de agua y algo muy importante es el uso de refrigerante. La función principal del refrigerante es absorber el calor del motor para evitar peligrosos sobrecalentamientos que pueden causar daños en el motor. Es el refrigerante el que tolera temperaturas muy bajas y no permite que las piezas se congelen en invierno. La forma más fácil de proteger tu vehículo contra el sobrecalentamiento es asegurarte de que tenga la cantidad adecuada de refrigerante circulando por todo el motor y no agua de del grifo como se suele completar cuando le falta este líquido, recuerda usar siempre el refrigerante que recomienda el fabricante del vehículo y cambiarlo por lo menos una vez al año.

El filtro de aire: aparte del combustible, el aire es el siguiente ingrediente esencial para mantener el motor en funcionamiento. El aire debe entrar al motor continuamente, sin restricciones y sin escombros. Estos evitan que todos los desperdicios externos como insectos, hojas y suciedad entren en el motor. Con el tiempo, estos filtros pueden obstruirse y deben reemplazarse. El estándar indica por lo menos cada 20,000 km cambiar este filtro, pero esto puede cambiar dependiendo del medio ambiente de la zona o del trabajo al que está sometido el vehículo, no es recomendable limpiarlo con aire a presión, es mejor sacudirlo para no dañar el papel filtrante.

Cuando cambies el aceite, observa el filtro de aire y verifica que se vea limpio.

Filtro de combustible. Si no ha sido reemplazado por un tiempo, entonces es una buena idea cambiarlo para que el motor funcione sin problemas. Algunos filtros son fáciles de alcanzar, pero si no puedes acceder a este, lleva tu vehículo a un mecánico para que lo reemplace, recuerda que reemplazando periódicamente tu filtro de combustible cuidas tu vehículo y cuidas tu economía.

Derrames: no tienes que ser un mecánico para detectar una fuga. De hecho, a veces ni siquiera necesitas verlo, puedes olerlo. El aceite y el refrigerante son los dos principales fluidos que no deben escapar del motor. Es una buena idea revisar de vez en cuando debajo de tu vehículo para ver si hay goteos de aceite u otro líquido. El intenso calor y la presión eventualmente harán que las mangueras u otros sellos del motor fallen o se rompan derramando alguno que otro fluido si esto sucede acude a tu taller de confianza para corregir la fuga.

Tanque de combustible. La gasolina produce una cierta cantidad de sedimento, el cual se deposita en el fondo del tanque de combustible. Felizmente el filtro de combustible atrapará una gran cantidad y lo mantendrá fuera del motor. Sin embargo, si constantemente manejas hasta vaciar el tanque por completo, estarás sacando del fondo del tanque toda la acumulación de sedimentos y particular extrañas que suelen estar depositados en el fondo del tanque.

Si el sedimento llega a atravesar el filtro de combustible puede entrar en el motor y causar daño interno. Algunos mecánicos recomiendan mantener medio tanque de combustible lleno en todo momento. Lo principal es que te asegures de no vaciar el tanque por completo. Tu motor te lo agradecerá.

Arranque y frenos. Tu motor está diseñado para correr a grandes velocidades, pero funciona mejor si la velocidad es continua. Las paradas y arranques constantes, como los que puedes experimentar en una ciudad llena de tráfico, son realmente malas para el motor.

Si es posible, mantén la velocidad y RPM (revoluciones por minuto) en un nivel constante. Notarás un mejor rendimiento de la gasolina y es probable que tu motor dure más tiempo si tus hábitos de manejo son los óptimos.

Si crees que tu vehículo requiere la revisión de un experto, llévalo a cualquiera de los cinco talleres de IncaPower en Lima y más de 20 a nivel nacional. Para mayor información ingresa a http://www.incapower.com.pe/blog/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *