Mitos comunes acerca de los medicamentos genéricos

  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el uso de genéricos de calidad se traduce en ahorros, tanto para los pacientes como para el sistema de salud en general[1].

Zoom Empresarial.- A pesar de que los medicamentos genéricos de calidad son una alternativa igual de segura y eficaz que los innovadores, pero de menor costo, aún persisten algunos mitos sobre estos productos que limitan su acceso, ya que generan desconfianza en la población.

De acuerdo con Celia Linares, gerente de asuntos regulatorios de Sanofi Genfar para Colombia, Perú y Caribe,ello ocurre por las dificultades que existen para diferenciar los genéricos de calidad que están disponibles en el mercado. “Es comprensible que las personas evalúen muy bien qué medicamento adquirir, porque si un genérico no garantiza que funciona igual al fármaco de referencia, no solo puede poner en riesgo su salud, por la falta de seguridad y eficacia, sino que también puede generar gastos innecesarios asociados a la recaída en la enfermedad y, en consecuencia, al cambio a otros tratamientos”, explica Linares.

Sin embargo, aclara que muchas de las creencias acerca de los medicamentos genéricos son infundadas y asegura que, cuando son de alta calidad, resultan muy beneficiosos para los pacientes.

A continuación, esclarece algunos de los mitos más comunes que circulan entre la población:

  1. El bajo costo se relaciona con la mala calidad. Si el medicamento genérico es de calidad, debe ser bioequivalente, es decir, debe tener exactamente el mismo efecto en el organismo que tendría el medicamento original de referencia. Para que ello ocurra, en el proceso de elaboración, deben emplearse insumos de alta calidad y seguir estándares internacionales de buenas prácticas de fabricación. Los menores costos no están relacionados con que sean productos de segunda categoría, sino a que no requieren una inversión en investigación, desarrollo y promoción.

Otro factor que influye en los costos es la fabricación a gran escala, Sanofi Genfar, por ejemplo, tiene presencia en diferentes países con sus productos genéricos y son reconocidos por su calidad, seguridad y eficacia.

  1. Genera reacciones adversas. Tanto los medicamentos de referencia (innovadores) como los genéricos pueden provocar reacciones adversas en los pacientes. Por ello es fundamental que sean administrados bajo estricta vigilancia médica. El especialista evaluará los riesgos y beneficios de cada alternativa terapéutica y recomendará la más adecuada al paciente. Además, precisará las dosis apropiadas de acuerdo con la edad y condición médica de cada caso.

Es muy importante que los profesionales de la salud y los pacientes reporten, a través de los sistemas de fármacovigilancia, los eventos adversos y la falta de eficacia de los productos, para garantizar el adecuado seguimiento farmacoterapéutico. En esa línea, Sanofi Genfar cuenta con un área de fármacovigilancia robusta para realizar la recolección de esta información y los reportes correspondientes a la entidad regulatoria.

  1. Todos los genéricos son iguales. No todos son iguales, su eficacia y seguridad depende, tanto de los estándares de la calidad con los que se hayan elaborado, como de otros factores que determinan sus propiedades farmacológicas. Por eso es tan importante elegir medicamentos genéricos de empresas reconocidas, que demuestren su intercambiabilidad a través de pruebas de bioequivalencia o ensayos in vitro, de acuerdo con lo establecido en las guías internacionales.
  1. Solo los medicamentos de marca están recubiertos. Si el fármaco de referencia (innovador) fue desarrollado con un tipo de recubrimiento gástrico o entérico (del intestino delgado) y con ello demostró seguridad y eficacia mediante estudios clínicos, el genérico debería mantener estas mismas características.

Por otra parte, la especialista reitera que en el mercado local existe una gran variedad de medicamentos genéricos, pero es importante acelerar la aprobación de medicamentos genéricos intercambiables en la agencia reguladora, a fin de que la población pueda identificar fácilmente los productos que le garantizan la seguridad y eficacia.

“Se recomienda adquirir los medicamentos en establecimientos formales, en los que se garantice que no encontrarán productos falsificados, adulterados o expirados; es importante asegurarse que el empaque no presente signos de alteración, como manipulación del sello de seguridad, o cambios en la fecha de caducidad; y revisar que no cuente con inscripciones como prohibida su venta o muestra médica”, finaliza Celia Linares.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .