¿Cómo la tecnología puede ayudar al boom de la agroexportación peruana?

TUPEMESA, empresa especialista en acero, cuenta con soluciones capaces de mejorar la productividad del cultivo y proveer un ahorro de hasta 40% en costos.

Incluso con la llegada de la emergencia sanitaria generada por la COVID-19, las agroexportaciones peruanas registraron el año pasado el monto de US$7.550 millones, planteándose como récord, de acuerdo a cifras del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. Esto significó un incremento de 6,7% respecto al 2019 (US$ 7.074 millones). Este boom agroexportador peruano sería imposible sin el apoyo de la tecnología.

Dos excelentes ejemplos de cómo la tecnología es capaz de mejorar la productividad de un sembrío son las soluciones que ofrece TUPEMESA, empresa líder en el sector del acero: Central Agro y Open Gable.

Central Agro consiste en una solución en acero galvanizado para ayudar a conducir el crecimiento de frutales, favoreciendo los procesos de mecanización de cosecha, a través de una estructura resistente y liviana. Su instalación implica un ahorro de hasta el 30% en costos relacionados a las podas, productividad y manejo de los frutos. “Este sistema mejora la performance de los cultivos optimizando el manejo, productividad y alta resistencia ante cualquier condición desfavorable -como la oxidación, salinidad, humedad o enfermedades- en los cultivos”, explica Angie Fernandini Molina, Sub Gerente de la Unidad de Negocios Proyectos de TUPEMESA.

Las estructuras de acero tienen una vida útil de 20 años, no contienen químicos de conservación nocivos para agricultura, cuentan con una alta resistencia y facilitan el trabajo de cosecha, lo que se traduce en un ahorro respecto al costo de mano de obra. Adicionalmente, los postes son de fácil instalación y su costo final es bajo. Las estructuras tradicionales de madera, en cambio, reciben un tratamiento para su conservación con elementos como cobre, cromo, arsénico; lo que perjudica a los cultivos orgánicos.

Por su parte, Open Gable es un sistema compuesto por hileras independientes de plantación dispuestas en series de crucetas de acero galvanizado que se utiliza principalmente en el cultivo de plantas trepadoras como la uva. A nivel de costos, implica un ahorro de 40% en mantenimiento, recambio de postes, grapas, mano de obra, etc.

“Este sistema permite que la planta crezca y se desarrolle protegiendo el racimo con la estructura vegetativa. Tiene un mejor soporte para las plantas y variedades más productivas y vigorosas por su estructura y posición. Además, optimiza la conducción para que el cultivo se desarrolle y se exprese en su exacta dimensión. También facilita la ventilación y luz, previniendo así la humedad y el desarrollo de enfermedades”, agrega Angie Fernandini, Sub Gerente de la Unidad de Negocios Proyectos.