Recomendaciones para una buena instalación de luces navideñas

La decoración navideña es uno de los momentos más divertidos y esperados por los hogares en casi todo el mundo, sin embargo, podría ser peligrosa si las luces, que tanta alegría traen a nuestras casas, no se instalan de la manera adecuada.

Para esto Lola Vargas de Líder Grupo Constructor, presenta algunas recomendaciones a tener en cuenta para que esta actividad familiar sea segura:

· No sobrecargar los tomacorrientes.- Las luces navideñas deben tener su propio tomacorriente y no enchufarlas junto a electrodomésticos. En todo caso, desenchufe el electrodoméstico antes de colocar las luces. Asimismo, hay algunos juegos de luces que vienen con una ranura en la parte del enchufe para conectar otro juego, evite hacerlo, esto puede causar un corto circuito al no ser una base estable.

· Cuidado con las extensiones.– No se recomienda su uso para las luces de navidad, pero de hacerlo, lo mejor será asegurar el cableado pegándolo a la pared, cerca al piso, con un clip de cable o una cinta aislante y evitar que alguien se enrede y tropiece o genere un corto circuito. Además, se aconseja solo colocar dos juegos de luces como máximo en cada extensión para impedir una recarga eléctrica. Un supresor de picos es más seguro porque detecta el sobrevoltaje transitorio y lo desvía a tierra.   

· Adquirir luces especiales para el exterior.- No cualquier juego de luces se puede colocar en las ventanas y/o jardines, ya que la tierra puede maltratarlas o la lluvia producir un corto circuito, se debe considerar las que vienen certificadas o cubiertas en una manguera o plástico especial.

· Desconectar correctamente las luces.- Al momento de hacerlo, tirar del enchufe y no del cable para no dañarlas.

· Supervisión de los niños o mascotas.– Es importante asegurarse que las conexiones y cables sueltos no estén a su alcance debido a que podría producirse un accidente.

· Otros datos.- Para conservarlas mayor tiempo, se podría considerar un menor tiempo de encendido y así no exigir la resistencia de los focos y, además  ahorrar energía. Si sale de casa o de viaje, desconectar las luces y solo dejar enchufado objetos que requieran de energía permanente como la refrigeradora.