Espacios flexibles y personalizados: ¿cómo deben ser las oficinas con el regreso a la presencialidad?

  • El espacio de trabajo se redefine para ser un centro de colaboración y productividad  y, por ello, necesitan acondicionarse para encajar en esta nueva realidad.
  • El cambio en el diseño de los espacios de trabajo es primordial en tiempos del Covid-19. Por ello, Juan Pablo Bustamante, General Manager de WeWork Perú, comparte los principales consejos para un mejor ambiente laboral y rendimiento de los colaboradores a través del espacio flexible y los nuevos modelos de trabajo híbrido.

La pandemia del COVID-19 aceleró una serie de cambios de paradigmas que afectan la forma de trabajo. En ese tiempo se comprobó que la oficina se mantiene como un espacio fundamental que permite la interacción con colegas, la manifestación física de la identidad de la compañía y el sentido de comunidad.

Las expectativas de los colaboradores y las empresas sobre las oficinas están cambiando. Según un estudio de la empresa Chazz, el 75 % en Lima manifiestan que laborar de manera remota esta afectando en su desempeño laboral debido a que hay menos interacción con sus compañeros y áreas de su compañía. Además, un 30% de los trabajadores jóvenes dan a conocer que carecen de total claridad respecto a lo que deben hacer durante su horario de trabajo, porque no hay una persona que los pueda guiar adecuadamente. Sin embargo, un 77%  estaría a favor de tener un trabajo híbrido (presencial y virtual), al estar de acuerdo en tener algunos días en casa y otros en oficina. Es por eso que, el lugar de trabajo se ha redefinido como un centro de colaboración y productividad y, en este sentido, el diseño del espacio necesita evolucionar para apoyar esta transformación.

En relación con ello, las oficinas ya no son un costo fijo para albergar colaboradores, sino un activo que ayuda a las empresas a ser más eficientes, creativas, e influenciar el crecimiento de negocio. Un claro ejemplo es que, en Perú, la demanda de modelos flexibles ha crecido y en WeWork han adoptado una serie de estándares alineados a la modalidad híbrida para albergar a estos tipos colaboradores bajo el concepto de la nueva normalidad.

Teniendo en cuenta que esta camada de trabajadores, a su vez, tienen la tendencia de laborar desde distintos lugares o países, en WeWork tienen un modelo de trabajo satélite o Hub-And-Spoke, que les da la libertad de manejar sus responsabilidades desde el lugar que elijan.

De acuerdo con Juan Pablo Bustamante, General Manager de WeWork Perú, existen 5 notables tendencias de diseño para las oficinas del mañana.

Primero la salud y bienestar

Hoy, los espacios de trabajo que priorizan la salud y seguridad son esenciales para todo tipo de negocio, no solo de aquellos que están al centro de las industrias de la salud y la alimentación, por ejemplo. Sistemas optimizados de control de clima, mejor limpieza y modificaciones al diseño permiten crear distancia social, la cual se ha vuelto indispensable para cualquier negocio. Ello es lo que ofrecemos en WeWork, espacios con todos los protocolos en donde la interacción con los compañeros es segura.

Un espacio flexible para la interacción que no sucede en línea

La oficina necesita ser optimizada para actividades de trabajo e interacción social que no pueden suceder en casa. No existe un molde, y cada empresa debe entender qué tipo de espacio se adapta mejor a sus necesidades. En este sentido, WeWork desde su fundación, hace 11 años, ha ofrecido lo que el mercado hoy demanda y que las empresas deben adoptar: espacios para presentaciones, asientos blandos y áreas de descanso diseñados para fomentar el intercambio de experiencias. Mientras que para otro tipo de sector, que busca más privacidad, ofrece un espacio más individual para trabajo, con personas que necesiten silencio y concentración.

Balance entre espacios individuales y colectivos

Los espacios de trabajo bien diseñados necesitan encontrar el equilibrio entre concentración y colaboración, y las empresas con oficinas fácilmente adaptables tendrán ventaja. Podemos modelar diseños de acuerdo con cómo las personas usan los espacios. Un consejo es dividir el espacio. Por ejemplo, 10% será usado para salas individuales, 10% para salas de juntas, 40% para espacios compartidos, y 20% para áreas comunes. La buena noticia es que cualquier cosa puede ser adaptada, con mobiliario que es ligero, versátil y fácil de mover.  Por ello, ahora que la mayoría de empresas regresarán a la presencialidad, pueden tomar en cuenta este punto.

Los detalles que hacen la diferencia

La experiencia de una persona en su lugar de trabajo va más allá del tiempo que realmente trabaja. Deben sentirse inspirados desde el momento en que atraviesan la puerta. Ponen atención en los pequeños detalles, desde las texturas, iluminación, arte, y accesibilidad, los cuales hacen que un simple traslado, como ir por una taza de café o sentarse en un escritorio, sea una experiencia totalmente diferente y disfrutable.

Espacios preparados para el trabajo híbrido

Para facilitar un modelo híbrido de trabajo altamente eficiente, las oficinas deben estar preparadas para conectar con aquellos que están lejos. Es por eso que las salas de reuniones deben estar equipadas con las últimas soluciones de tecnologia en términos de conectividad y video.

La evolución del diseño de espacio de trabajo ha comenzado y no hay vuelta atrás. Ahora es el momento de que las empresas entiendan lo que tienen que hacer para inspirar a sus colaboradores ante el inminente regreso a la oficina. Asimismo, a medida que adoptan rutinas flexibles, las empresas necesitan proporcionar ambientes que los mantengan con energía, comprometidos y productivos.