Fuegos artificiales: ¿Cómo mantener seguras a nuestras mascotas durante las fiestas?

  • Al menos el 40% de los perros tienen fobias al ruido, incluyendo el de los pirotécnicos, al asociarlo con el peligro.

Durante las Fiestas es muy común oír y observar fuegos artificiales. Pese a que, para muchas personas, estos pueden lucir como un gran espectáculo, los pirotécnicos pueden afectar a nuestra mascotas, quienes tienen un sentido del oído hasta tres veces más desarrollado que el de los humanos.

Por tal motivo, a fin de proteger a tus mascotas de los pirotécnicos de Navidad y Año Nuevo, los expertos de La Positiva Seguros te recomiendan seguir los siguientes consejos para mantener seguro a tu engreído:

¿Qué hacer antes de que inicien los fuegos artificiales?

Pídele al veterinario que le recete un calmante: Puedes optar por proporcionarle tranquilizantes o feromonas felinas, en el caso de los gatos, pero, para ello, es necesaria la opinión previa de un experto en medicina veterinaria. 

Ejercítalo previamente: Desde llevarlo a pasear o correr en casa, un animal cansado es más tranquilo que uno activo, con el objetivo de suprimir la energía extra y limitar la ansiedad más tarde.

¿Qué hacer durante el encendido de los pirotécnicos?

Llévalo a un lugar seguro al interior de tu hogar: Evita dejar a tu mascota sola en casa. Procura que esté acompañado, con el fin de que se sienta más seguro. También mantén las ventanas y las cortinas cerradas para amortiguar aún más el bullicio, y ten tus puertas cerradas para evitar que este se escape.

Utiliza el método Tellington Ttouch: Esta técnica tiene como finalidad relajar una mascota y que esta se sienta protegida ante estímulos externos que sean estresantes. Para ello, puedes vendar el lomo de tu mascota con un pedazo de tela, tal como una venda o chalina, cruzarla por encima y luego por debajo para finalmente subir la tela y anudarla lejos de su columna vertebral. 

¿Qué hacer después de los fuegos artificiales?

Revisa que no queden restos de pirotécnicos en tu patio: Los restos de fuegos artificiales usados son tóxicos tanto para las personas como para mascotas. Comprueba que no queden parte de ellos y de preferencia, limpia los rastros de pólvora. En caso tu mascota haya ingerido algún residuo de estos, llévalo de emergencia a un establecimiento veterinario a la brevedad.