Cinco recomendaciones para evitar las deudas y mejorar tus finanzas personales

  • Según una encuesta realizada por Datum, el 68% de peruanos admite que tiene dificultades para pagar sus deudas.

Si bien la economía peruana tiene mejores proyecciones económicas en comparación al 2021, la realidad y los bolsillos de la mayoría de peruanos y peruanas no ven reflejado este crecimiento, sobre todo, cuando un gran porcentaje vive de las ganancias que genera en el día a día. Asimismo, según una encuesta realizada por Datum, el 68% de peruanos admite que tiene dificultades para pagar sus deudas y el 50% aseguró que con sus ingresos cubren una parte de sus gastos y tienen deudas que con esfuerzo vienen pagando. Igualmente, el 18% manifestó que con sus ingresos no les alcanza para cubrir sus gastos y tienen muchas deudas difíciles de pagar e incluso vivirán endeudados de forma permanente.

“La causa principal de las deudas en muchos casos es el comportamiento de compra compulsiva, relacionado con el trastorno por el cual una persona adquiere bienes o servicios sin ningún propósito. Actualmente, no existe cultura de una buena administración del dinero y el uso de las tarjetas de crédito o préstamos personales se convierten en algo recurrente, lo cual no permite terminar una deuda porque de manera instantánea se empieza otra. Asimismo, gastar más de lo que ganamos y no contar con los gastos planificados, ocasiona que uno no tenga un buen uso del dinero, cayendo en ciclos de endeudamiento”, señala el Lic. Edgar Gamboa, docente del programa de Educación Continua del Instituto Carrión.

En ese sentido, el especialista menciona cinco recomendaciones para evitar las deudas y así mejorar tu educación financiera para poder llevar un buen balance de tus finanzas personales: 

  1. Realiza una lista de tus gastos: Para iniciar a mejorar tus finanzas es necesario tener en cuenta la elaboración de una lista que contenga los gastos personales para conocer en qué se está gastando y en cuánto asciende un determinado consumo. El especialista aconseja llevar la lista en una hoja de Excel para conocer los ingresos y egresos de su dinero.
  1. Reconocer tus gastos fijos y los gastos variables: Es fundamental conocer y comprar lo que es necesario. Por ello, saber que tus gastos fijos son las compras básicas que no se pueden poner como opción y que te ayudarán en tu día a día es muy importante, en comparación de tus gastos variables, que son los consumos que se pueden convertir en una opción porque se relacionan más al estilo de vida que llevas.
  1. Compara las tasas de intereses: Al pedir un crédito es necesario tener claro y comparar las tasas que ofrecen las diferentes entidades financieras considerando costos y comisiones que demandarán en los próximos meses una vez firmado el préstamo solicitado. Realizar este análisis será necesario para que las personas puedan optar las condiciones que mejor se ajusten con su presupuesto.
  1. Endeudarse en la medida que pueda pagar: Lo recomendable es usar la siguiente regla: 60/20/20. Lo cual quiere decir que el 60% de los ingresos deben estar destinados a los gastos básicos, como comida, alquiler, servicios de agua, internet, pago de pensiones del colegio o universidad. El 20% debe estar destinado para el ahorro, cumplir un objetivo, como comprar una casa, un vehículo, etc. Finalmente, el otro 20% debe estar destinado al ocio, pagar una cuenta de Netflix, ir al cine, realizar un viaje, entre otros.
  1. Realiza un presupuesto semanal o mensual: Para ordenar mejor tus finanzas, es esencial realizar un presupuesto, ya sea semanal o mensual, para conocer con claridad cuáles son los ingresos y gastos reales con los que se cuenta. Esta práctica es necesaria para optimizar el uso de su dinero.

“Lo recomendable es que solo el 30% como máximo de tus ingresos deberían estar destinados para pagar deudas. Sin embargo, quienes te venden un crédito, ya sea personal, hipotecario o vehicular, lo hacen sabiendo que superarás ese porcentaje, y por consecuencia tu futuro se verá afectado por los intereses del crédito que asumiste. Por ello, consolidar todas las deudas ante un solo acreedor, asumir un cronograma de pagos que puedas cumplir, así como asimilar y asumir la responsabilidad de la deuda es necesario en estos casos. Muchas veces se es indiferente a los compromisos y para ello se debe contar con una actitud madura en el cumplimiento de nuestras responsabilidades”, agregó el especialista del Instituto Carrión.