Temporada de sopas: Tradición, variedad y sabor

Las bajas temperaturas del invierno suelen hacer que busquemos comidas calientes para sentirnos mejor. Por ello, las sopas están en su momento más popular del año. Hay distintas maneras de preparar una sopa y dada la variedad de insumos utilizados en su preparación, muchas de ellas se han ganado un lugar importante y representativo en la gastronomía peruana.

Además de ser una alternativa de gran sabor y reconfortante para los días de frío, ¿sabías que las sopas también pueden ser una opción de comida contundente y completa? Talía Pinto León, Miembro del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife Nutrition, nos menciona algunos ejemplos típicos de Perú:

–       Menestrón: una ropa rica en calcio, hierro y vitaminas si nos aseguramos de agregarle carne, albahaca, papa, choclo, zanahoria, queso y fideos canuto.

–       Chilcano: preparado a base de cabezas de pescado y espinazos. Se le suele añadir cebolla, papas, ají amarillo, en ocasiones orégano, perejil, trozos de pescado, y zumo de limón. Es una sopa rica en proteínas y fósforo que suele servirse como plato de entrada para fondos de tipo marino como arroz con mariscos, pescado a la chorrillana, entre otros.

–       Sancochado: preparada a base de carne, tubérculos como papa, camote, yuca y verduras como nabo, choclo, col y zanahoria.

–       Caldo de gallina: una de las sopas más consumidas en el Perú y hecha a base de gallina, kion, zanahoria, poro, apio, papa amarilla y fideos largos. El secreto es cocinar una gallina de corral cuidadosamente criada y alimentada con semillas.

–       Chupe de Camarones: una deliciosa preparación de origen arequipeño, elaborada con estos crustáceos, ají panca, arroz, ajo, papa amarilla, choclo, arvejas, cebolla y habas. Independientemente de la temperatura en que se consuma, la sola presencia de los camarones la hace una de las sopas más calientes de la lista.

–       Aguadito de pollo: es una sopa espesa que, para algunos, es considerada casi como un guiso de pollo con arroz caldoso. Se prepara con trozos de pollo, arroz, ají amarillo, choclo, arverjitas, culantro y papa. Es una preparación bastante consistente que, además de calentarnos, nos ayuda a calmar el hambre.

–       Parihuela: es un concentrado de mariscos, preparado a base de caldo de choros, ajo, cebolla, ají mirasol y tomate sumado a los mariscos de tu elección, que pueden ser conchas, choros, pulpo, langostinos y pulpa de cangrejo. Cabe resaltar que esta sopa no lleva verduras, papa ni zanahoria. Se sirve acompañada de yuyo, ají y limón.