La principal preocupación de las organizaciones latinoamericanas es el aumento de los costos de prestaciones de salud, protección de riesgos y bienestar

La pandemia generada por la COVID-19 ha reafirmado la existencia de diversas amenazas relacionadas con la gestión de personas. Bajo esa necesidad, Marsh presentó su nuevo reporte de Riesgos de Personas 2022, en el cual se han identificado los nuevos retos que trae consigo la gestión de personas para los profesionales de Recursos Humanos y altos mandos de las organizaciones a nivel global, regional y local, permitiendo así, comparar resultados de distintas realidades y reconocer los problemas que tienen en común.


Entre estos nuevos riesgos para Latinoamérica podemos destacar las asociadas a la salud y seguridad, gobernanza y finanzas, digitalización acelerada, medio ambiente y prácticas en talento.

Dentro del estudio se pueden destacar los siguientes hallazgos relacionados con los principales riesgos mencionados:

  1. El aumento de los costos de las prestaciones de salud, protección de riesgos y bienestar, según el 52% de los encuestados, generaría un impacto probable o muy probable en sus organizaciones, debido a las incidencias de las enfermedades no transmisibles (cardiopatías, diabetes y el cáncer), el aumento de los costos de los productos farmacéuticos, avances tecnológicos y el envejecimiento. Estos resultados son una respuesta a la falta de atención de estas enfermedades y la aceleración de la inflación generada, principalmente, por la pandemia de la COVID-19.

Al respecto, el 76% identificó a las pandemias y las condiciones de salud transmisibles como una amenaza grave para sus organizaciones, con un alto potencial de interrupción. Adicionalmente, se identificaron otros riesgos que podrían causar la interrupción de operaciones, como el deterioro de la salud mental (43%) y el cansancio del personal (47%), los cuales pueden ocasionar ansiedad, estrés, depresión y adicciones como consecuencia de la falta de equilibrio de la vida laboral y personal. Por otro lado, se precisa que solo el 49% de las compañías afirma que cuenta con políticas, prácticas y entornos de comunicación efectivos para apoyar una cultura de salud y bienestar.

 

  1. La ciberseguridad y la privacidad de los datos han sido una de las  amenazas más alarmantes por segundo año consecutivo, debido a los ciberdelitos que cada vez son más sofisticados y afectan más directamente a los datos de los empleados. Como consecuencia, esto produciría una crisis reputacional e implicaciones legales que afectaría a la continuidad del negocio.

Sin embargo, ante este problema, solo uno de cada tres encuestados (35%) cree que cuenta con el personal adecuado para gestionar los riesgos de la digitalización acelerada, mientras que poco menos de la mitad (48%) cree que cuenta con políticas, controles y sistemas de soporte de ciberseguridad efectivos.

 

  1. En cuanto a las prácticas de talento, se pudo concluir que la atracción, retención y compromiso de talentos es otra de las principales amenazas que actualmente deben enfrentar las organizaciones, según el 54% de los encuestados. Esto a consecuencia de la incapacidad de la creación de valor para los empleados y la falta de crecimiento profesional dentro de las compañías que perjudica a la motivación, haciendo que se pierdan talentos esenciales para la empresa.

 

Además, en el informe se identificó que la mayoría de riesgos vinculados a estos 5 pilares son provocados por falta de recursos cualificados para comprenderlos y abordarlos, al igual que por la ausencia de compromiso por parte de la alta dirección y las limitaciones presupuestarias para gestionar la exposición. Ante esta perspectiva, se encuentra necesario que tanto los profesionales en RR.HH y expertos en la materia trabajen juntos con el fin de elaborar planes estratégicos con el objetivo de alinear a los altos mandos en la adopción de acciones, y de esa forma mitigar las amenazas que pueden desencadenar consecuencias graves hacia la compañía e integridad física y mental de los empleados.

 

Juan Pablo Fernandini, Gerente Central de Salud y Beneficios, menciona que: “es importante que los miembros de las organizaciones puedan plantear iniciativas claves a fin reducir las probabilidades de que estos riesgos ocasionen desastres irreparables en las empresas, para esto, es fundamental trabajar de la mano con expertos en identificación y mitigación de riesgos, además de aumentar los presupuestos destinados hacia este fin’’.