Educación financiera: 5 consejos que deberias seguir para estar libre de deudas

¿Cómo podemos hacer frente a todos nuestros gastos sin tener que depender de un sueldo? La respuesta a esta interrogante está en la libertad financiera. Dicho concepto consiste básicamente en disponer de los medios económicos suficientes para cubrir todas tus necesidades en un determinado período de tiempo, sin depender exclusivamente de un sueldo.

“Existen tres fases para conseguir la libertad financiera. La primera es la seguridad financiera cuando se tienen los fondos para cubrir los servicios básicos como la luz, agua, hipoteca, entre otros. La segunda es la independencia financiera con la podrás disfrutar de viajes, salir a cenar sin pensar en la cuenta y otros. La tercera fase es la libertad financiera en la que por muy mal que vayan las cosas podrías vivir cubriendo tus gastos fijos y extraordinarios sin necesidad de trabajar”, sostuvo Milagros Torres, subdirectora de la Facultad de Negocios de Zegel IPAE e IDAT.

En el marco de la celebración del Día de la Educación Financiera este 5 de octubre, te damos 5 consejos para que puedas vivir libre de deudas sin depender de un trabajo. ¡Toma nota!

Aumenta tus vías de ingreso

Uno de los consejos más importantes para conseguir la ansiada libertad financiera es aumentar tus ingresos. Esto se puede lograr aprovechando tus talentos y habilidades en realizar actividades que no te demanden tanto esfuerzo y tiempo. Por ejemplo, si eres buena haciendo repostería puedes emprender un negocio de pasteles o si tienen un bien inmueble como una casa alquilarla.

Ten un control de gastos

No es cuestión de cuánto dinero ganas, sino de cómo lo administras y si lo haces correctamente. Para ello, es importante llevar un registro de los gastos para identificar tus falencias y, posteriormente, hacer ajustes que te permitan mejorar tus finanzas. El tener un panorama completo de sus ingresos te ayudará a tomar decisiones certeras para mejorar la gestión de tu dinero.

Invierte tus ahorros

Recuerda que tu dinero debe estar siempre produciendo más dinero. Así que no dejes tus ahorros guardados bajo el colchón e invierte todo lo que te vaya sobrando. Puedes hacerlo a través de fondos mutuos, depósitos a plazo, inversión en bolsa de valores, compra de inmuebles para rentas, entre otros.

Disfruta con responsabilidad

Ahorrar no es sinónimo de privación. Disfruta de tu dinero y contempla gastos en tu presupuesto para salidas con tu pareja, familiares o amigos. Escapar del día a día y cambiar de vez en cuando la rutina puede ser muy útil. Eso sí, tal vez puedas disminuir la frecuencia de salidas o alternarlas con actividades que no impliquen gastos fuertes de dinero.

Libérate de tus deudas

En los últimos años se ha incrementado la cantidad de gente con deudas, ya que actualmente el financiamiento es algo que se encuentra al alcance de todos. Hay que aprender a ahorrar y luego a consumir. Si tienes deudas, debes crear una estrategia para acabar con ellas. No es recomendable cancelar las tarjetas de crédito ya que pueden servir para cualquier emergencia, pero procura utilizar aquella que les brinde mayores beneficios. Ello también mejorará tu historial crediticio.