Primeros pasos en el ballet: Recomendaciones útiles para tus primeras clases

  • Para los primeros días se recomienda tomar la clase con calma, hacer los ejercicios a un ritmo moderado y no intentar sostener las posturas mucho tiempo.

Las clases de ballet son una de las danzas más amenas para mantenerse en forma, reducir el estrés y expresarse a través del baile siendo una disciplina para hombres, mujeres y niños.

Ir por primera vez a tomar una clase de baile puede ser una experiencia desde súper emocionante y divertida hasta estresante para una niña o niño, sobre todo en las edades más tempranas, ya que no todos van a responder de igual forma por muchos factores. Esto dependerá de su edad, madurez, experiencias previas y hasta su personalidad.

Cualquier inicio nos puede generar dudas y para eso es importante tener una planificación por delante para poder ir a una primera sesión con confianza. El ballet, es una danza que integra una secuencia de nuestro movimiento corporal, unido con la música y la expresión de nuestros sentimientos.

La Escuela Nacional Superior de Ballet, nos brinda cuatro (4) recomendaciones útiles para tener en cuenta antes de iniciarte en el ballet.

  1. Código de vestimenta: Antes de tu primera clase, es importante consultar con tu docente cuáles son los códigos de vestimenta. Al inicio lo ideal será vestir con ropa cómoda que te permita participar de las actividades de la clase con mayor facilidad y libertad de movimiento.
  1. Rutina de ejercicio: El ballet es una danza vigorosa, y es importante llevar a cabo una rutina de ejercicio aeróbico de bajo impacto por lo menos tres veces por semana durante unos meses antes de tomar una clase de ballet. Mantener la misma rutina incluso después de haber iniciado la clase de ballet para mantener su fuerza.
  1. Conocimiento previo sobre la danza: En las clases de ballet, hay una estructura y disciplina que deben observar los participantes para su mejor aprovechamiento. Aunque las mismas se refuerzan de distintas maneras a lo largo de las sesiones, es de gran ayuda averiguar sobre esta danza antes de tomar las clases.
  1. Ser pacientes: Hay que recordar que cada uno es un mundo distinto. No todos van a tener la misma madurez, ni van a reaccionar igual ante una nueva experiencia. En el caso de los niños, es importante darles el tiempo suficiente de familiarizarse y adaptarse a esa nueva disciplina hasta que se convierta en parte de su rutina. Si cada uno toma el tiempo que necesita, podemos descubrir un mundo de posibilidades de desarrollo, aprendizaje y diversión.