Ley de Prestaciones Alimentarias aliviaría crisis en el precio de los alimentos

  • 5 de cada 10 peruanos que reciben el beneficio de alimentación consideran que este apoyo les ayuda a enfrentar sus gastos, según estudio de Sodexo Beneficios e Incentivos.

La calidad de vida de las personas viene siendo afectada ante el escenario post Covid-19 y el consecuente crecimiento de la inflación mundial en los últimos dos años. Al Perú, se le suma la difícil coyuntura, que ha impactado en los costos de la canasta básica y en el sueldo de los trabajadores. Como consecuencia, se viene generando un estrés financiero y disminución de la productividad laboral de los peruanos.

 

Según el INEI, en el año 2022, la inflación alcanzó el 8,46%, la cifra más alta en los últimos 26 años en el país. Esto ha generado, el incremento de precios en 72% de los productos de la canasta básica familiar, según el Midagri. Adicional a esto, el BCRP señaló que, para este año, el sueldo de los peruanos presentará una pérdida en su valor en alrededor del 10%. Estas cifras evidencian que los peruanos cada vez están destinando mayor parte de su sueldo en cubrir su alimentación.

 

“Imaginemos una familia de 4 personas donde solo él o la jefa de familia trabaja y gana un sueldo mínimo (S/ 1025), de este sueldo, destina casi el 90% en cubrir una canasta básica familiar (S/ 890). Frente a esta realidad, las empresas tienen una responsabilidad con sus colaboradores, pues es posible garantizar su seguridad alimentaria, implementando la Ley de Prestaciones Alimentarias N.° 28051 en sus compañías. Con nuestra tarjeta Food Pass Visa pueden hacerlo y asegurar la correcta alimentación de sus trabajadores”, comenta Stéphane Michelin, CEO de Sodexo Beneficios e Incentivos Perú.

 

Acogerse a esta ley permite otorgar un beneficio para la alimentación, mientras las empresas ahorran hasta el 49% en sobrecostos laborales, pues no está afecto al pago de EsSalud, CTS, vacaciones, gratificaciones, etc. Sin embargo, el beneficio no es solo para las empresas, sino también para los colaboradores, ya que asegura que el monto otorgado va específicamente para su alimentación y la de su familia. Con ello también se genera una mayor motivación y productividad laboral, esto se traduce en un 44% más de rendimiento y un aumento en 27% del compromiso con la empresa.

 

“Nuestra tarjeta Food Pass Visa ofrece incrementar los salarios al menor costo para las empresas. No solo aumenta la capacidad adquisitiva de los colaboradores para la compra de alimentos y poder hacer frente a la inflación, sino que también impactamos positivamente en su productividad en el trabajo, los motivamos y fortalecemos su compromiso. Según un estudio que realizamos, 5 de cada 10 de trabajadores que recibe el beneficio de alimentación considera que este le ayuda a enfrentar sus gastos. En ese sentido, es importante que las empresas que ya tienen implementada la ley aumenten el beneficio de alimentación para hacer frente al incremento del precio de la canasta básica familiar”, añade Michelin.

 

En el contexto de la inflación y disminución del poder adquisitivo de los salarios de los peruanos, las empresas deben asumir y cumplir el compromiso de ayudar a sus colaboradores para hacer frente a estas preocupaciones. Con un beneficio de alimentación que cubra los costos actuales de la canasta básica personal y, sobre todo, familiar, las empresas pueden contribuir a la seguridad alimentaria de sus trabajadores y así mejorar su calidad de vida.