Crisis de salud mundial: Hambre infantil

Alan Hoffman, Vicepresidente Ejecutivo, Asuntos Corporativos Globales 

El mundo está atravesando una epidemia de hambre abrumadora, agravada por la pandemia mundial.  Si bien el hambre afecta a personas de todas las edades, el efecto es más grave en nuestra población más vulnerable: los niños. Según UNICEF,   Esta crisis mundial es un problema demasiado grande para que lo resuelva un solo segmento de la sociedad: exige los esfuerzos combinados del gobierno, las organizaciones sin fines de lucro y la comunidad de negocios. 

Durante décadas, los gobiernos trabajaron en forma independiente para enfrentar el desafío externo.  Las organizaciones no gubernamentales (ONG) trabajaban con presupuestos ajustados para garantizar la entrega y distribución de los alimentos, pero incluso sus esfuerzos se ven constantemente afectados factores externos como la corrupción, la cadena de abastecimiento y los gobiernos. 

Cómo líderes mundiales en nutrición, nos comprometemos a aportar nuestro granito de arena para asegurar que a ningún niño le falte comida, porque sabemos que es muy importante que reciban la nutrición adecuada.  El impacto del hambre en los niños puede tener consecuencias para toda la vida, ya que la inseguridad alimentaria está asociada a retrasos madurativos en niños pequeños, problemas de conducta, riesgo de enfermedades crónicas y rendimiento académico más bajo. La actual pandemia agrava la situación porque el deterioro económico redundó en índices de desempleo más altos y en el cierre de escuelas y programas de comedores escolares. 

Este año, 132 millones de personas se sumarán a la lista de la población mundial con inseguridad alimentaria.  En los Estados Unidos, las probabilidades de dejar de pagar el alquiler, no contar con dinero suficiente para alimentos y quedar desempleado son más altas en los hogares monoparentales con hijos a cargo de madres solteras.  Los bancos de alimentos están realizando grandes esfuerzos para llenar ese vacío, pero la demanda supera ampliamente la oferta. 

En muchas partes del mundo, los niños a menudo comen en la escuela porque no tienen acceso a alimento suficiente en su casa.  El Programa Mundial de Alimentación informó que, en el mundo en desarrollo, 66 millones de niños en edad escolar primaria asisten a clase con hambre, lo que afecta significativamente su capacidad de aprendizaje.  Se estima que las comidas y los refrigerios que ofrecen las escuelas satisfacen dos tercios de las necesidades nutricionales diarias de los niños. 

Ésta es nuestra realidad.  Pero no debemos ni podemos aceptarla. 

En vistas del aumento diario de la cantidad de niños que sufren hambre, las compañías, las organizaciones sin fines de lucro y los gobiernos deben ponerse a la altura de las circunstancias para resolver este increíble desafío. Como líder mundial en nutrición, Herbalife Nutrition está enfrentando los desafíos mundiales del hambre, la inseguridad alimentaria y la desnutrición. Nos urge encontrar soluciones a estos desafíos cada vez más grandes, incluyendo la necesidad de promover el acceso a una dieta saludable y sustentable, y facilitar las conductas para lograrlo, además de resolver cómo adaptar los sistemas mundiales de alimentos para satisfacer estas necesidades.  Trabajamos con organizaciones sin fines de lucro a nivel mundial para brindar nuestro apoyo a programas esenciales que contribuyan a cerrar la enorme y creciente brecha alimentaria y concientizar sobre cómo las compañías y los consumidores también pueden sumarse a esta lucha mundial.  

Nuestra iniciativa Nutrición para Hambre Cero es parte de la solución y, hoy más que nunca, nuestros compromisos mundiales están preparados para lograr un impacto significativo.  Trabajamos codo a codo con organizaciones sin fines de lucro líderes, como Feed the ChildrenThe Hunger Project y muchas otras, que brindan su apoyo a más de 114 millones de personas en más de 120 países a nivel mundial.  La colaboración continua con nuestras organizaciones sin fines de lucro socias ponen de relieve nuestro liderazgo en nutrición, no solo a través de nuestros aportes financieros, sino también a través de nuestros conocimientos técnicos en obtención en la fuente, entrega y sustentabilidad. 

El hambre es un desafío de salud crítico agravado por la pandemia mundial.  Hoy más que nunca, el mundo necesita unirse para brindar apoyo a las poblaciones vulnerables y erradicar el hambre.  Podemos lograrlo.  Solo se necesita que todos sumemos nuestros conocimientos y esfuerzos. 

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .