COVID-19: impacto pandémico en la salud mental

Derivados de la pandemia, el miedo al contagio, el duelo por la partida de seres queridos, la ansiedad por el distanciamiento social y la incertidumbre sobre el futuro, han detonado un gran aumento de trastornos mentales en nuestro país.

Una investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) indica que un tercio de los pacientes que se recuperan de COVID-19 pueden tener cambios duraderos en su estado de ánimo, y sufren de ansiedad o depresión.

“Algunas recomendaciones básicas para contrarrestar estas consecuencias psicológicas son: buscar un profesional de salud mental –psicólogo o psiquiatra–, recurrir a alguna red de apoyo –que inclusive sea por videollamada–, mantener una terapia ocupacional que nos permita dar sentido a la vida, y realizar algún tipo de activación física, ya sea virtual o al aire libre, con las debidas precauciones”, menciona Santiago Paredes, profesional especialista en neurociencias del Policlínico Peruano Japonés.

En este contexto, la práctica de las 3C puede ayudar a que las personas retomen algunas actividades cotidianas. Si evitan espacios cerrados, lugares concurridos y el contacto cercano, tal como lo señala este modelo, podrían volver a salir y socializar con mayor libertad, sin temor y así mejorar su salud emocional.

“Hay quienes creen que aislarse podría ser la solución para evitar un posible contagio, sin embargo, aplicando estas sencillas medidas como algo habitual en su rutina, pueden prevenir el contagio y también cuidar a los otros. Así, hacer su vida como era antes de la pandemia no tendría que ser un asunto complicado, sino una oportunidad para practicar la cultura de prevención utilizando las 3C como una forma de salvar vidas”, menciona el especialista.   

Es por ello que la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y la Asociación Peruano Japonesa (APJ) promueven la campaña Cuídate Con Cuidado, que difunde la práctica de las 3C, como una manera sencilla y eficaz de hacer frente a esta enfermedad.

“Nunca antes la salud mental fue tan importante como en la época de pandemia y hoy nos recuerda que debemos estar preparados para enfrentar y superar este reto mundial que nos ha golpeado a todos directa o indirectamente. Promover la confianza para salir y relacionarnos es una ardua tarea del personal de salud mental que nos compromete a generar esa confianza, pero sin dejar de cuidarnos”, puntualiza Paredes.

Es importante no bajar la guardia y poner en práctica todos los mecanismos que, como las 3C, permiten evitar los contagios. Para conocer más sobre la campaña, visita y síguenos en www.cuidateconcuidado.com y en las redes sociales de JICA y la APJ, donde podrás recibir información y compartir nuestro mensaje que salva vidas: #CuídateConCuidado #Practicalas3C y #Las3Csalvanvidas.