Se inició la segunda etapa de uno de los proyectos de vivienda social más grande del país “La Alameda del Rímac”

  • 800 departamentos serán destinados únicamente para el Ejército bajo la modalidad del programa Techo Propio.
  • Hasta el momento viven 1,000 familias en los condominios Alameda, Altos y Praderas del Rímac.

Con la presencia del Comandante General del Ejército, José Alberto Vizcarra, y el alcalde del Rímac, Pedro Rosario, esta mañana se colocó la primera piedra de la segunda etapa del proyecto inmobiliario “La Alameda del Rímac”.

En junio de 2019, Besco inició la construción de “La Alameda del Rímac” que contará con cerca de 6,000 viviendas sociales que podrán ser adquiridas a través del Programa Techo Propio y el nuevo Crédito MiVivienda. Además, gracias a un acuerdo con el Ejército Peruano y el Fondo MiVivienda, 800 departamentos serán de venta exclusiva para los miembros del Ejército Peruano mediante el programa Techo Propio.

Hasta el momento se han entregado 1,000 departamentos, de las cuales 192 corresponden a las primeras familias beneficiadas del Ejército Peruano. Para la segunda entrega se estima otorgar el mismo número de viviendas a las familias del Ejército Peruano.

“Nuestro compromiso es brindarle viviendas seguras y amigables con el medio ambiente a más peruanos. Además, La Alameda del Rímac se integra de una manera armónica y moderna con el distrito; que tiene tanta historia y tradición. Seguiremos atendiendo la vivienda para el personal del Ejercito del Perú y la vivienda social que la población nacional tanto demanda”, comentó Mauricio Caballero, gerente general adjunto de Besco.

Los departamentos de “La Alameda del Rímac” cuentan con un área de 86.60m2 incluyen terma, muebles bajos de cocina y closet.

Es importante destacar, que Besco incluyó una ciclovía que conecta el proyecto Lomas del Rímac hasta la Av. Morro de Arica, en la cual se han plantado más de 100 árboles, contribuyendo con el desarrollo de una ciudad amigable con el medio ambiente al reducir la contaminación y el tráfico vehicular.

También, pensando en la seguridad de los vecinos, se incorporaron dos casetas, una de serenazgo, que permitirá prestar ayuda ante cualquier llamado del ciudadano, tras un convenio con el distrito del Rímac.