Día del Padre: Cinco claves para contribuir a la “corresponsabilidad” en padres que trabajan

Father Works On Laptop As Baby Son Plays With Toys

Cultural e históricamente se ha asumido que las mujeres deben realizar la mayor parte de las tareas de crianza; sin embargo, hoy se está abriendo paso la llamada “corresponsabilidad”, entendida como la activa y equitativa participación de ambos géneros en las funciones de cuidado y desarrollo de los hijos, y algunos centros de trabajo, incluso, ya lo contemplan en sus políticas laborales.

Así, según datos de la consultora Aequales, en Perú, el 24% de organizaciones ya cuenta con planes de acompañamiento para padres en los primeros meses de paternidad y un 21% con facilidades de regreso escalonado después del parto, contribuyendo a que estos permanezcan más tiempo con sus hijos y parejas en el hogar.

“Las prácticas de corresponsabilidad todavía se presentan como un reto en un contexto social donde las labores del cuidado siguen asignadas como rol de las mujeres. Sin embargo, desde las organizaciones, se deben sumar esfuerzos para cerrar las brechas que este desbalance del trabajo de cuidado puede generar en sus equipos”, sostiene Andrea de la Piedra, especialista en temas de equidad y cofundadora de Aequales en Perú.  En esa línea, en el marco del Día de Padre, nos propone cinco acciones para ayudar a que los padres que trabajan en aspectos de corresponsabilidad:

  1. Promover licencias de paternidad adicionales a lo legal. Esto no solo favorece la división de tareas en la casa, también genera un impacto positivo en los niños. Un informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD), indica que los hijos cuyos padres tomaron la licencia de paternidad, tienen mejores puntajes cognitivos y resultados de salud mental a medida que crecen.
  2. Regreso escalonado después de la paternidad. Si bien para muchos la presencia física en el centro de labores es fundamental, las organizaciones pueden encontrar puntos de flexibilidad para que la vuelta a la oficina sea solamente por las horas necesarias, durante algunos periodos, ofreciendo la posibilidad de completar tareas desde fuera.
  3. Trabajo remoto de acuerdo con la edad del bebé. La efectividad del teletrabajo fue puesta a prueba en la pandemia, con muy buenos resultados. Esto ha llevado a concebir la idea de que trabajar desde casa es posible, logrando que los padres y madres puedan mantener una mayor presencia física en el hogar, contribuyendo a la co-crianza. No obstante, en ningún caso, la alternativa debe afectar los objetivos determinados para el puesto laboral.
  4. Grupos de soporte para padres. Si bien no existe un manual único de crianza para madres y padres, tener la oportunidad de conocer y compartir con otros padres para descubrir formas de manejar los retos de la infancia es fundamental. Muchas organizaciones también pueden incorporar estos espacios, presenciales o incluso virtuales, para ofrecer ayuda en momentos de necesidad.
  5. Programas de acompañamiento en primeros meses. Establecer servicios de paternidad puede ayudar a aumentar la participación de los padres en la vida de sus hijos, ofreciendo consejos que a largo plazo benefician a madres, padres e hijos e hijas. Un informe de MenCare muestra que los hombres son más felices y experimentan menos problemas de salud (tanto mentales como físicos) cuando cuidan de niños pequeños.

En el marco de la celebración del día del padre, de la Piedra hace un llamado a las organizaciones latinoamericanas para que se sumen incluyendo estas y más prácticas con el propósito de seguir impulsando el cambio hacia un ámbito laboral equitativo e incluyente.