Cómo el uso de bandas compresivas puede mejorar la movilidad y disminuir el dolor

¿Buscas una nueva forma de aumentar tu flexibilidad y posiblemente disminuir el dolor después de un entrenamiento intenso? No busques más allá de la técnica llamada “uso de bandas compresivas”.

Las bandas compresivas es una técnica de compresión que consiste en envolver un grupo de músculos o una articulación firmemente con una banda de resistencia mientras se estira o realiza ciertos movimientos. Si bien su popularidad se mantiene principalmente en las comunidades de CrossFit y culturismo, está comenzando a ganar terreno entre todos los atletas, ya que también puede ofrecer una recuperación más rápida de los músculos y las articulaciones.

¿Qué son las bandas compresivas?

Por lo general, antes o después de un evento deportivo o entrenamiento, los deportistas pueden usar bandas compresivas en sus músculos envolviendo muy firmemente una banda de goma de látex especial alrededor de un músculo o articulación específica, lo que comprime el área. Una vez que se aplica la envoltura, puede participar en varios estiramientos y movimientos.

“Las bandas compresivas pueden ser una gran herramienta para lograr mejoras a corto plazo en la movilidad de las articulaciones y/o la flexibilidad muscular, perfecto para el calentamiento previo al entrenamiento”, indica el Dr. Georgio Baylouny de Physio RX.

Las áreas más comunes para usar las bandas compresivas incluyen isquiotibiales, tobillos, codos, hombros, tríceps, rodillas y bíceps.

Los beneficios de las bandas compresivas

“El uso de bandas compresivas puede ser una excelente manera de mejorar la flexibilidad en un músculo o articulación”, señala el Dr. Baylouny. “Uno de los mejores momentos para usarlo es antes de un entrenamiento, especialmente si te sientes un poco ‘adolorido’ ese día en cierta área”.

Dicho esto, si se siente un poco adolorido antes de un entrenamiento, puede intentar usar banda compresiva para mejorar el dolor o la movilidad.

Sin embargo, ten en cuenta que hay una diferencia entre un poco de dolor después del entrenamiento y un dolor persistente. “Si el dolor provoca constantemente una disminución en tu rendimiento o incluso te impide hacer ejercicio, una banda compresiva no solucionará el problema”, señala el Dr. Baylouny. «Hazte evaluar por un fisioterapeuta que tenga experiencia trabajando con tus objetivos».

Cómo usar las bandas compresivas de manera segura

¿Interesado en probar el uso de bandas compresivas? Consulta a un fisioterapeuta o médico siempre es una buena idea antes de probar cualquier nueva técnica de terapia. Luego, consulta estos consejos para principiantes del Dr. Baylouny y Fitbit te comparten:

  • Elija una limitación en la movilidad. Las áreas más comunes suelen ser la dorsiflexión del tobillo, la rotación de la cadera, la longitud del tendón de la corva o la rotación del hombro.
  • Envuelve tu músculo al 50 por ciento de tensión. Esto significa aproximadamente la mitad del estiramiento de la banda y un 50 por ciento de superposición a medida que se envuelve.
  • Cuando tu articulación se encuentre envuelta (siempre al 50 por ciento de tensión y al 50 por ciento de superposición), muévete al rango de movimiento restringido unas 20 veces, o 60 segundos. No es necesario agregar 10 minutos al calentamiento o usar bandas en todo el cuerpo… ¡muévete y sigue adelante!

También no debes envolverlo demasiado apretado o mantenerlo puesto por mucho tiempo, ya que estas bandas pueden cortar la circulación. “Puedes mezclarlo con tu rutina de calentamiento. Envuélvete durante uno o dos minutos, estírate o muévete un poco y luego vuelva a usar la banda”.

Recuerda que por medio de la aplicación de Fitbit Premium puedes tener una gran selección de ejercicios y estiramientos que te pueden ayudar a tener varias variaciones en tus entrenamientos y mejorar tu elasticidad para siempre cuidarte de lesiones. Apóyate con el Fitbit de tu elección que puedes encontrar en la página oficial www.fitbit.com.