Botaderos ilegales: ¿Qué es y cuáles son sus consecuencias?

  • Los “botaderos ilegales”, son lugares donde se colocan los residuos sólidos, sin ningún tipo de control ni regulación generando graves problemas de salud para la comunidad y medio ambiente.

El aumento de basura en las calles en diversos puntos de la ciudad es cada día un problema que afecta a muchos distritos, ciudadanos y medio ambiente, debido a la incorrecta gestión de residuos sólidos que en el país se tiene. Solo en Lima, la ciudad más poblada del país, con casi 10 millones de habitantes genera alrededor de 7.000 toneladas diarias de residuos sólidos, que representa aproximadamente 0,7kg por persona, según datos del Ministerio del Ambiente (MINAM). Esto representa un gran desafío para el manejo de desechos, considerando que ya existen zonas en donde se produce acumulación de basura sin ningún tipo de regulación, los llamados “botaderos”.  

Los “botaderos” son lugares en donde se colocan los residuos, sin ningún tipo de control ni autorización alguna por parte de las autoridades que regulan su total funcionamiento, evitando todo proceso técnico para su correcta gestión. Estos lugares son ilegales de acuerdo al Decreto Legislativo N°1278 y suelen ser tomados de manera ilegal por personas inescrupulosas que desechan desmonte, residuos caseros, desperdicios de animales, entre otros; convirtiendo el lugar, en un foco infeccioso con altos niveles de contaminación y proliferación de enfermedades en la población, flora y fauna.

Por lo tanto, es importante que a nivel local se tome conciencia sobre esta situación con acciones fiscalizadoras que entiendan la dimensión del problema y busquen una solución en beneficio de la sociedad y medio ambiente.  En ese sentido, es fundamental que los ciudadanos primero concienticen sobre: “los riesgos que produce un botadero ilegal”.

Ante ello, desde el área del Sistema Integrado de Gestión (SIG) de Innova Ambiental, empresa especializada en la gestión integral de residuos sólidos urbanos y soluciones ambientales para las industrias, comparten a la comunidad cuatro efectos de un botadero ilegal de residuos:

1.      Atentan contra la salud de la comunidad. – La principal consecuencia de la contaminación por basura en botaderos, implica una degradación en la salud de las personas. Estos desechos liberan sustancias tóxicas al medio ambiente que se extienden por el suelo, agua y aire, que al entrar en contacto con plantas, animales o personas afectan negativamente su salud, provocando serios cuadros como alergias en la piel, molestias respiratorias o infecciones causadas por algún objeto contaminado.

2.      Contaminación de ecosistemas. –  Tras la descomposición de los residuos, se liberan sustancias tóxicas que contaminan gravemente a los ecosistemas donde son vertidos estos desechos. En el suelo, afectan su fertilidad, alterando sus propiedades e impidiendo que las plantas crezcan, convirtiéndose en una amenaza que podría acabar con la flora que habita en él. En el caso del agua, estos elementos pueden llegar a filtrarse contaminando muchas fuentes que dejarían de ser potables y dañando así a todos los animales y plantas que habitan en lagos, ríos y mares, provocando el agotamiento de los recursos y afectando la vida en el planeta.

3.      Proliferación de vectores (bacterias y plagas). – En un botadero debido a la gran acumulación de desechos sin control ni procesos de degradación, se reproducen gran cantidad de animales como; roedores, moscas e insectos, que se convierten en transportadores de bacterias y virus peligrosos que afectan a las poblaciones aledañas alterando la calidad de vida de miles de familias.

4.      Estimulación del calentamiento global. – La incineración y la propia descomposición que existe en los botaderos emite a la atmósfera gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano, un problema que viene causando repercusiones a gran escala y que afectan al planeta y las personas, pues representa alrededor del 3,6 % de las emisiones totales, convirtiéndose en uno de los principales problemas medioambientales que se debaten en todo el mundo.

En ese sentido, es vital que los ciudadanos y las autoridades locales tomen conciencia y lleven a cabo acciones con el objetivo de erradicar los botaderos clandestinos a fin de brindar una mejor calidad de vida para la comunidad y salvaguardar el planeta en que vivimos para futuras generaciones.